Aunque para muchos esto pueda parecer lógico, hoy en día aún existen empresas que siguen fallando en esto, no sólo hablando de las pymes sino también empresas multinacionales (las cuales pensamos que por ser grandes y tener presencia en muchas partes del mundo ya tienen todo solucionado), en realidad muchas de estas siguen sin mejorar lo suficiente, lo que conlleva a la pérdida de clientes.

Lo que sucede con el llamémoslo “nuevo consumidor” es que ha adquirido la capacidad de decisión sin casarse con algún producto o servicio en específico, todo esto gracias a la tecnología y las redes sociales que lo mantienen constantemente informado. Tratar con un cliente de manera directa y personalizada resulta siempre un valor agregado para quien busca tomar una decisión.

¿Cómo ser recordados aún cuando nuestro producto o servicio llega al fin de su vida útil? Sencillo, por medio de la reputación que has creado al momento de interactuar con los clientes. Sabemos que el ser humano comúnmente está inclinado a recordar las experiencias negativas sobre las positivas aún cuando las segundas sean más que las primeras. Es importante recordar que cuando se trata del cliente, este es una persona y no un robot, que aunque gracias a la tecnología hemos logrado que estos dos tengan mucho en común, existe algo que siempre va a diferenciarlos y es que los humanos tenemos emociones de las cuales el servicio a cliente debe tomar ventaja.

El hilo negro de los negocios no lo tienen ninguna empresa, pero lo que sí podemos asegurar es que un servicio de atención a cliente de alta calidad podrá hacer que tu empresa tenga un diferenciador de la competencia, especialmente en mercados donde la oferta ya es mucha. Hacer más fácil la vida para el cliente puede ser el camino al éxito.

Categorías: Blog

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *